Desnudarse el alma entre ponientes y prendas de oficio



       Como siempre cliquea y déjate transportar por el alma del buen Tim Janis, del cual un pobre aprendiz de payaso y de poeta quiere ensayar estas palabras disfrazadas de poesía, quiere ensayar estas emociones, estos versos colgados del alma, ay del alma...

        Anochecer, poniente de auroras,
celda gris del alma, campanillas
donde el alma se adormece,
donde nuestro niño interior
duerme y se agita nervioso...

       A veces escribes - me encanta
ese latido ay reposado de guitarra,
de grillo que resuena en la noche-
en hojas húmedas, a veces andas sin rumbo,
a veces hablas sin que el alma acompañe a tus palabras...
       A veces... ufffffff... a veces el alma
-escucha ese lamento rasgueo de violín-
que responde, que clama, que reza,
que se abraza a su propia alma
es un músculo pequeño que ha naufragado
en el vaivén de nuestras circunstancias.
        A veces el alma es esa ausencia
que se derrama en nuestras lágrimas,
que tira de las sayas de nuestra existencia...
A veces, guitarra y violín, cuántos abrazos
se nos quedan colgados en el alma
cuando se trata de abrazar a nuestro niño interior,
hambriento de ternura, sonrisas y cariño,
hambriento de nuestra voz, de nuestra sonrisa, de nuestra ternura...
      A veces cuántas palabras que serenen,
que calmen, que escuchen ayyayayay
palabras que escuchen se arremolinan
en los rincones de nuestros días
sin que nos desnudemos
de nuestros trajes de oficio...
       A veces cuánta alma nos grita,
nos habla, nos abraza, nos coge de las manos,
nos asorda, nos comunica que nos necesita,
que somos nosotros, que es nuestra piel,
que es nuestra poesía...

     A veces, poesía, flauta encendida
quisiera desnudar mi voz, adormecerla
y cálido abrazarte, alma, mi almita buena,
y en ese poniente alborearte de rosas,
perfúmenes, aromas y el latido de mi piel
de mis ojos de mis manos palomas blancas,
muy blancas y del murmullo suave
que se escapa entre mis labios, te quiero,
claro que te quiero...


https://www.safecreative.org/work/1212102924699-desnudarse-el-alma-entre-ponientes-y-prendas-de-oficio

Comentarios

  1. Sí, amigo mío, a veces el alma se adormece por el fango de las circunstancias, hasta casi axifiarse, pero es fuerte y resiste.
    Se alimenta de la Fortaleza de la Fe, y le ilumina la Luz Divina del conocimiento, y cuando recibe el mimo del Amor renace como una nueva primavera.
    No entro tanto en el ordenador, mi niño Lucas que ya cumpio 8 mese me absobe muchas horas y soy feliz con en mis brazos.
    Un abrazo y que Dios, mi Amado os guíe y proteja siempre.
    Ambar.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Olasenmovimiento
Sé cordada con las olas que esperan tu abrazo, tu sonrisa, tu ternura, tu escucha, tus besos... Sé, con nosotros, olaenmovimiento

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones