Y el niño nació entre amaneceres de Navidad...



           Así hubo de ser el sonido, los sonidos:
el viento agitando con sus dedos
gélidos esa tierna postal de pesebre:
el cuerpo caliente, latido, sonrisa,
aurora, del niño; la mirada preocupada
madre, regazo cálido, sonrisa
aún trémula, manos tendidos al presente
y futuro de María; la mirada protectora
generosa y humilde de un San José
el cayado generoso de carpintero
el gesto adusto pero el corazón,
su corazoncito generoso, ayayyayay....

      Así hubo de ser el sonido..., los sonidos:
latidos donde el alma se mece,
acordes donde los sueños van y vienen
llenos de paz,
trenzas donde colgarse
y olvidarse de los miedos,
olvidarse de las cárceles
que el ser humano se inventa
nombra y convierte a fuerza
de temerla en realidad;
acordes que nos devuelven
al niño que en un pesebre
inventó el amor
como milagro
como sonrisa encuentro compartir
entre los demás hombres y mujeres;
añoranzas que nos dan la mano
con tantos y tantos que han acompañado
dulcificado, sonreído, llorado
gritado, dolido, separado
en nuestro camino;
latidos donde tú yo
nos amanecemos, nos latimos, nos sonreímos
aurora, alborada, poniente sonrosado...

     Así hubo de ser el sonido, los sonidos...:
hermosa aurora, la vida del ser humano
donde un latido se abre al latido
latidos de los demás seres vivos
encuentro, compartir, generosidad
un tú donde amanecemos vida,
latido, primavera, florecimiento;
hermosa aurora, la vida de mamá naturaleza
que hilo a hilo se derramó
sonrisa, vida, corazón
en cada ser vivo, en cada arbusto
flexionado para derramarse semilla
en la tierra, en cada insecto
ave de flores, de tardes soñolientas
de noches azoradas por la brisa del verano y primavera,
en cada montaña que reza paciente al Papá bueno;
hermosa aurora, donde el Papá bueno
se derramó amanecer, aurora,
poniente, primavera
otoño, el lenguaje de sus hojas al viento,
en cada insecto, en cada amanecer
en estos ojos que pulsan estas lágrimas
entre versos y melodías
en esta mirada que mira al niño Jesús
en cada persona, en cada milagro
en cada sonrisa, en cada tristeza
en cada amanecer... sisiisii
en la alegría niña de mi Mariiita
en la sonrisa amorosa de mis familiares
en las risas, en las complicidades
en el corazón cálido de los que me han acompañado,
en esas ausencias granas de los que mi alma se ha despedido,
en estas almitas buenas que laten
se abrazan y florecen en cada imagen,
en cada palabra, en cada sonrisa del feisbu....

        Así hubo de ser el sonido, los sonidos..
un niño naciendo en Belén,
un niño amaneciendo y anocheciendo
en nuestros pechos, en nuestros latidos, ayayyaya,
hasta que un día seamos latido allá arriba,
muuuuuuuu arriba en el cielo, sisiisisi.

https://www.safecreative.org/work/1212214229460-y-el-nino-nacio-entre-amaneceres-de-navidad

Comentarios

  1. No nos visitamos el blog muy amenudo, pero a veces me gusta leerte aqui, en esta tranquila Paz de tu espacio.
    Muy profundas vuestras palabras, tanto tu como Maria, en vuestra alma se nora que reina el Amor universal y sincero.
    Me ausento por unos días, volveré a leer y visitar, pasada la Navidad.
    FELICES FIESTAS PARA TI Y TU FAMILIA.
    Un abrazo
    Ambar

    ResponderEliminar
  2. En esto días dificiles que la paz llene nuestros corazones y de la nada sepamos hacer nacer la esperanza.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Olasenmovimiento
Sé cordada con las olas que esperan tu abrazo, tu sonrisa, tu ternura, tu escucha, tus besos... Sé, con nosotros, olaenmovimiento

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones