Y un día de diciembre sin nosotros…



      Brisa de diciembre,
 hojas dulcemente aireadas por el viento,
 frío que nos arropa con sus abrazos,
 con sus antorchas de pasado,
 de naturaleza, de hogar.

         Con lentitud, con el alma reposada,
uno pasea, uno inicia ese sendero
por donde nuestro corazón respira, late, se abre...     
      Con ese mismo detenimiento,
flauta encendida, flauta amanecer,
flauta melodía, flauta luz,
ángel nuevo,
los recuerdos se llenan del perfume
y del aroma de la flauta,
del piano,
nos abrazamos al recuerdo,
a ese tierna calidez de los que ya no están...
       Con ese grito, con esa alegría del violín,
 con esos ayes que trémulos
se agitan en nuestras ramas,
 en nuestros ojos, en nuestras miradas...
Nuestra alma, nuestra almita buena,
se abre, cuelga por un momento y sonríe...
ilumina, besa, enciende nuevos candiles en nuestro hogar...

       Sí, el piano se vuelve caricia,
se vuelve herida, se vuelve esa melodía
donde paseamos una vez más tú y yo
en ese eterno presente, esa eterna aurora,
esa eterna primavera donde amanecemos,
donde primavereamos, donde latimos,
donde por una vez nos olvidamos de nosotros mismos
para encontrarnos vivos, respiración, piel, en los ojos,
en las manos, en la piel,
en el latido del otro, de los demás...

        Por favor, que el mañana
si debe encontrarse sin nosotros físicamente
seamos esa melodía viva
que como esta melodía acaricia,
sueña y late  en nuestra alma,
en vuestras almas...
Los sueños, perdón nuestras vidas,
que se convierten,
como dice el bueno de Tim Janis, en realidad...

https://www.safecreative.org/work/1212134007339-y-un-dia-de-diciembre-sin-nosotros

Comentarios

Publicar un comentario

Olasenmovimiento
Sé cordada con las olas que esperan tu abrazo, tu sonrisa, tu ternura, tu escucha, tus besos... Sé, con nosotros, olaenmovimiento

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones