En nuestras alas, renaceremos vida y amor


       Vuelo,
montaña vuelo oscuro rodeada de tules naranjas,
sonrisas que se encendieron en el alma... ayayyayay...
Sonrisas que el cóndor,
que el águila real, que el halcón
encienden en esa libertad,
en ese arrancar del alma a mordiscos
el miedo, las inseguridades...
Volar, sí, volar, volar muuuuuuuuuuuu altoooooo...

      Soñar,
dulce vals, manos que suaves
hacen cuna en las cinturas, la tuya la mía.
Soñar,
piano, melodía,
besos globo prendidos del corazón,
que me tienes cogido de la mano,
que son tus ojos noche tierna
los que cálidos me entrelazan el alma,
los ojos, los brazos, el pecho tanto tiempo lleno de soledad...

      Sí, volar, sí enderezar de vuelos
el alma que cae una y otra vez,
que se llena de recelos, de temores
que recluyen grito y oscuridad a nuestros niños,
que los encadenan con los peores grilletes:
la falta de confianza, la desesperanza,
el olvido de los principales dones
que un día el Papá bueno entregó...


    Vivir, sí, vivir, amar, sí amar...
Construir por fin un mundo
orquestar una melodía
llena de acordes, de latidos, de música... sisisisiis
Dar vida por fin
a nuestros bracitos
para amar llenos de generosidad;
a nuestros ojos
para encender candiles de luz y de alma;
a nuestros pechos
para que latieran de felicidad y de amor
al contacto con otros pechos ayayayya;
a nuestras manos
para que llenaran de flores,
de semillas de ternura y de alma
cada milímetro de piel,
cada milímetro de latidos,
de almaaaaaaaaaaa....

      Y sí volar,
claro, volar,, soñar,
arrancarse a mordisco las pieles del miedo
y gritar, gritar loco
amanecer, sí, amanecer,
dar voz, la real, Papá bueno,
la real al almaaaaaaa…

https://www.safecreative.org/work/1212032783519-en-nuestras-alas-renaceremos-vida-y-amor

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones