Cántico

     Abro las manos…
     Abro las manos
y en el cielo aletean
estrellas que se sacuden
las alas del frío de la noche...
que se sacuden las alas
de nuestras horas muertas,
de nuestras inseguridades, de nuestros yoyoísmos...

      Me maravillo
contemplando el cielo…
     Contemplando cómo arriba en el cielo
sonríen adultos
de ojos grandes de niños
mientras sus pechos
sus regazos de almitas buenas
ríen, juegan, tintinean
con sus amaneceres,
con sus ponientes sonrosados
colgados en los abrazos
en los dedos entrelazados
en las cinturas
henchidas de tanto reír...
sisisiisisis

     Y aquí en la tierra…

   
  Aquí entre Armageddons,
entre los Ragnaroks de la crisis,
de los seres humanos
que dejaron sus abrazos
aquí en la tierra
donde mamá naturaleza
aprendió a dejar marchar al ser humano
donde mamá naturaleza
lloró
nuestra actitud cainítica con los demás seres vivos
donde mamá naturaleza
aprendió
a pronunciar el nombre
de cada ser vivo
que nuestras pasos dejaban detrás...

      Aquí en la tierra…
      Juntamos nuestras manos
nuestros yoes adultos
aprendemos a hablar en silencio
aprendemos
a necesitarnos en silencio
aprendemos
a besarnos
en silencio
aquí en la tierra
damos nuestras manos a nuestros
yoes niños
los abrazamos con ansia
y los abrazos, sonrisas,
ternuras
colgados durante demasiado
tiempo en los percheros
del silencio
de nuestras necesidades
corretean por los edenes
aún cálidos de mamá naturaleza
amanecen de nuevo
en cada ojillo de niño
abierto al milagro de la realidad
de nuestros bosques, de nuestros árboles
de nuestros arroyos;
en cada báculo de anciano
que soporta cada cicatriz
cada ser amado que aprendió a despedir
cada lagrima de amor
de impotencia
de alegría
de logros alcanzados;
en cada parturienta que se abre a la vida;
en cada sonrisa
que olvidada de sí misma
se abre a cada necesitado
a cada deshauciado
a cada Cásper, Milita,
ayayayayya nuestros Cásperes y Militas
incluso yo mismo
olvidados del mundo
para renacer en tus ojos
en tus ojos y en tus ojos
y por supuesto que sí en los míos...

       Y en mis manos…
        En mis manos,
en mi rostro
en tus manos en tu rostro
unos caudalosos amaneceres
y ponientes
que laten
desde hace una eternidad
cuando unos brazos de Papá bueno
unos pies de Papá bueno
un regazo de Mamá Naturaleza
unas manos de tierra, lluvia
frío y fuego
nos acunaron y besaron por primera vez
y hoy prenden
en cada mirada
en cada latido
en cada primavera
que se enciende en nuestros pechos
cuando nuestras almitas buenas
se desnudan
de nuestros miedos
de nuestras absurdas inquietudes
y se abren a nuestra generosidad
nuestros pétalos de azahar
y nuestras almitas, almitas buenas...

https://www.safecreative.org/work/1302224641656-cantico-de-criaturas-y-mama-naturaleza

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones