Plegarias de amor, heridas por donde se cuela el Papá bueno


        Como siempre dadle al enlace y dejaros mecer por la magia de esta melodía, por su alma, por su magia... por la magia de tantos niños, de tantos hombres hermanados en África por sus plegarias muuuuuuuuu vivas, por sus danzas muuuuuuu vivas, por sus tradiciones muuuuuuuuuu vivas... Enredaros en ellas porque todos somos África, porque todos somos seres vivos, seres humanos, todos aunque no lo parezca somos más allá de las palabras el ser humano inventó para establecer diferencias, hermanos, hijos del mismo Papá bueno, de la misma Mamá Naturaleza... hermanados unámonos a esta plegaria, a esta voz, a esta comuna de amor, de espíritu, de concicencia más allá de nuestras limitaciones, ayayyay...
        Y después si quieres, sólo si quieres leer el poema, llénate, sumérgete en mi pequeña aportación, en mi pequeña plegaria, sisiisisisi, gracias de antemano...


    
   Cantos…
        Plegarias que, pródigas, hieren cielos en busca del Papá bueno...
Alas, pequeñas almas que vagan entre yemas
y el suave reclinarse de teclas de piano, de violines aves...
Solsticios emocionales donde alma y corazón se prenden
en latidos, por fin, en sonrisas por fin, en tenues caricias, por fin...
Pétalos de dulzura en el brillo de unos ojos, tus ojos,
tú lo sabes bien mi Mariiita, pequeños milagros
tejidos en la piel, en nuestra respiración
en nuestra voz alma, en nuestras palabras...

        Gritos del alma...
        Danzas tribales…
        Bantúes, senegaleses, etíopes, congoleses
comparten en estos amaneceres de luna en la hermana África
malabarismos de payaso, canciones de cuna,
versos de encuentro otra vez de encuentro
para alcanzar, tiemblo rítmico donde sonríe el Papá bueno,
todos los seres vivos, al calor de estas danzas,
hermosos salmos de amor, babel por fin única
de cada niño necesitado, ser humano o ser vivo hambriento
sediento, alma enferma de amor...

https://www.safecreative.org/work/1302244661030-plegarias-de-amor-heridas-por-donde-se-cuela-el-papa-bueno

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones