Walking Through Clouds…





Sonrisas aladas,
sonrisas de nube,
 de algodón de azúcar,
de tus labios golosos
adormeciéndose en mi regazo,
de tus manos de ave
 acurrucadas en el nido de mis manos,
de mi pecho, de mis ojos...

Quiero tantalear,
quiero hollar en estas armonías
en estos versos latidos,
tus latidos,
con los que componer candelas,
pequeñas candelitas de luz,
pequeñas hogueras
donde tú y yo nos calentamos,
donde mi almita, ayayyayaya,
mi almita se vuelve instrumento
se vuelve hogaza,
maná enviado del cielo,
abrazo eterno
donde nos envolvemos niños,
ansiosos, confiados,
ilusionados en estos versos,
en estas coplas,
en estos leves cangilones de emociones...
Bésame, sonríeme,
acaríciame, sé mi maestra,
mis pies que vuelven al sendero.
Sé mis manos que encienden
esta hoguera de luz,
de amanecer donde tú y yo
entonamos nuestras íntimas alboradas,
 de jilgueros, de golondrinas que saludan...
Sé la palabra que aletea
como primera nidada en mi piel,
sé el primer acorde
al que mi alma se abre
como bocanada de encuentros,
de ausencias, de ponientes y arrumacos, ayayyaya...
Sé la nostalgia que,
dueña de mí tras el último beso,
tras la última caricia,
tras el escarceo de tu piel en mi piel
se desvanece cálida entre estas nubes...
Sé el hambre,
sé el manantial,
sé el silencio
que no pueden romper las palabras,
las heridas, la distancia…
Sé ese silencio que en mis dedos,
en mis ojos deja vagar tu noche,
tu mirada sábana,
tu mirada madre
tu mirada niña
tu mirada Mariiiita,
tu mirada María mi María...

Y mientras la noche
aovilla en mí tus estrellas,
tus nubes,
tus diamantes de frío y agua...
apenas apenas permite
que el alma
 con nuestras manos entrelazadas,
Prudencito y Mariita en nuestra eterna nube
pasee entre nubes de almitas,
entre nubes de latidos,
entre tu alma y mi alma mecidos,
renacidos, acariciados...

https://www.safecreative.org/work/1302204622941-paseos-encima-de-nuestra-nube

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones