Abrazo entre el navegante de las aguas del espacio y la bienaventurada hermana Tierra




Espacio…
Pétalos de universo,
yerrando alegres entre nubes de noche,
entrelazan con dedos suaves asteroides,
cometas, centauros, polvo cósmico...
Viento solar
acuna con sus manos cada  planeta
que asoma a sus ojos extranjeros:
Saturno, Venus, Marte, Mercurio...
Tierra... bienaventurada hermana Tierra... 

       Alma que mira
llena de asombro
la hermosa  y añorada hermana Gea
con sus prodigiosos dones,
con sus fecundas sementeras... 

      Alma que mira
y por un instante compone
en extraño idioma
versos
por donde navegante de las aguas
del espacio,
evoca en esos cielos
en esos arroyos,
en esos mares de agua salada
llenos de abundante vida acuática:
peces espadas, salmones, delfines,
ballenas, caballitos de mar, corales...    
presencias y acordes
que ahora le cogen de la mano
y le incitan nuevamente a bailar
y que, allá, más allá donde se pierde el espacio y la memoria,
pinta ensoñadoramente sus manos y las de su amada
en playas
llenas de humedad
de arena
y de sueño...
y que pinta ensoñadoramente
en balandros
donde el alma
nuevamente se vuelve
ola, arroyos, arrecifes,
costas, latiendo mano a mano
con la amada...ayayayyaya 

      Alma que mira
cómo amanece en mitad del planeta
donde sus seres
hociquean sus primeros albores
donde petirrojos, pardilleros
y hermosos pinzones
alborearan sus primeros vuelos
llenando de mariposas de acordes
encinares, chopos,
robledales...
y los altos edificios
que esos extraños pero sorprendentes seres 
construyeron con sus manos...


      Alma que mira
cómo anochece en la otra mitad del planeta...
donde cantan trémulas lechuzas australianas,
búhos nivales  y cárabos
que arropan con sus cálidos ululúes
flores,
arbustos
y madreselvas de la noche...
donde crías se acurrucan 
en los regazos de sus madres
osas, jirafas, gatas, panteras, ciervas, yeguas...
donde las almas de los demás seres,
esos minúsculos
pero sorprendentes seres
ensayan poemas como los suyos
y por un instante se miran
ambos
llenándose de acordes
y latidos de primavera en sus almitas buenas 
al tiempo
que la distancia
olvida sus sonidos
e idiomas:
te queremos, claro que te queremos...

De. Pruden Tercero Nieto 2013
   

https://www.safecreative.org/work/1305095079504-abrazo-entre-el-navegante-de-las-aguas-del-espacio-y-la-bienaventurada-hermana-tierra







Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones