Encendido salmo de guitarra que abre su alma a la hermana tierra


        Salmo de guitarra...
Luz...
Cortinas sedosas peinadas
por arrullos suaves...
El niño, su niño interior,
se despereza
de noche, de heridas,
de ayes...

      Guitarra
que, por medio de su tarraja
y varetas,
quiebra heridas
y locuela
se desgañita
sincera
libre
luz...

   
    Alborada
de acordes,
entrelazadas la voz de la guitarra
y sonrisa cálida del piano,
que le lleva a dar gracias por el hermano sol
que arropa rostros de los hermanos hinduistas
de las islas de Bali,
Nepal o Mauricio....
Alborada de acordes
que le lleva a dar gracias
por el hermano viento
por el hermano mar
que tonifican
en estas orillas al oeste del mediterráneo
abrazándose ya
con el océano atlántico que arropa
la ciudad gaditana de Tarifa,
nuestra piel al correr,
al sumergirnos en sus cálidas aguas
nuestros pies
nuestros brazos
nuestros cuellos.

      Sol
que se adormece
en su aroma fresco de cedro
de pino
de los palos santos de la India:
y que alcanzándonos
latido, roseta y boca,
en nuestras manos,
nos renace: No te detengas,
permítete caer
en esa loca carrera
ríe,
llena de risa tu alma
el paisaje
ese prado
esa luz
ese abrazo del Papá bueno.
Si caes
saluda a la hermana tierra
donde orgullosos nacieron los árboles
que dan voz a mis versos
saluda feliz a las hermanas flores
saluda a esas almitas buenas
que cogiéndote de la mano,
como yo
en este vals donde mis cuerdas
se unen a las del piano,
te levantan...

https://www.safecreative.org/work/1305175118000-encendido-salmo-de-guitarra-que-abre-su-alma-a-la-hermana-tierra

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

Trenzas de columpio a la luz de la luna...

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis