Échame tus redes...


       Caña de bambú...
del mar que sopla
con la voz
de tanto marinero
de tanto balandro
y faro
cuyos acordes se enredan
ahora en nuestras manos
en nuestros valses...

      Echa tus redes al mar
del cielo...
mi pescador...
cuánto necesitamos
que en ellas caigamos
con nuestros cestos

       Mira hacia nuestras orillas
pescador, ay mi pescador,
como mujeres e hijos
te esperamos
esperamos
tus manos
llenas del fruto de la mar
de sus semillas...

       Practica la danza
de los aparejos,
mi Sembrador de caminos,
de los pequeños valses
del balandro
de los esquejes
que braman llenos
de la pesca de tus manos...

       Pescador...
nombra mi barca
nombra
el mar ante mis ojos
nombra
las estrellas
que me guían en este tu mar...

     La noche me encuentra
desnudo
de mar
desnudo de ruidos
La noche tu noche
me encuentra
velamen
viento
gaviota que trenza sus ayes
una vez más siempre una vez más...
en esta danza de luna y estrellas...

De Pruden Tercero Nieto, junio de 2014

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones