Lead Me To The Cross

       Latidos.
Acordes que pulsan
las heridas, la agonía del hombre...
Palabras, plegarias, salivas de sangre
que alzan su vuelo hacia el cielo
sin que halla un Papá bueno que lo escuche
que lo abrace
que lo acoja entre sus brazos...ayayyaya
El hombre se vuelve cruz...
La humanidad respira desde lo alto del Gólgota...
Cerramos los ojos,
mientras nuestros niños, aquellos
niños cuyos ojos, brazos
pies y alma nacieron para amar
para entregar
para ser doble latido
entregan su mar de lágrimas
entregan su propio Getsemaní porque no entienden
no pueden entender por qué lo hemos traído hasta aquí... ayayayayay

  
Foto: Lead me to the cross

Latidos,
El hombre se vuelve cruz...
La humanidad respira desde lo alto del Gólgota
a duras penas...
Todos nuestros niños
todos nuestros niños interiores
cierran los ojos
se niegan, no quieren ver...
qué hemos hecho
cómo hemos llegado hasta aquí...
y lo peor cómo una y otra vez llegamos hasta aquí

Latidos
Respiración...
Heridas
donde Pedros
volvemos a negarte...
en nuestros miedos
en nuestras inseguridades
en esconder nuestras cabezas, ayayyaya...
Pedros volvemos a encerrarnos
¿por qué tu espíritu ahora se haya tan lejos?

Las llamas
los candiles
que se fueron encendiendo
durante tus treinta y tres años
se han ido extinguiendo
se han ido
sangrando por cada una de tus heridas
ayyayaya
la humanidad por un momento vuelve a sentirse huérfana...

A tus pies
madre e hijo...
a tus pies
queremos llorar
queremos encender con nuestras humildes obras
nuestras prendas de ternuras
nuestras prendas de entrega
nuestras prendas de sonrisas desplegadas en los labios de los demas
nuestras prendas de generosidad
un regazo, un regazo
Piedad donde descanse
donde tu astillado
sangrado
carne mortal
por donde sangran nuestras heridas
se vuelva amor
se vuelva alma derramada
desangrada ayyayaya    Latidos,
respiración entrecortada,
herido corazón...
corazón que pulsa tus pupilas
que pulsa tus palabras
que abre tus brazos aunque clavados
Papá bueno, perdónales porque no saben lo que hacen...
Heridas
donde Pedro
volvemos a negarte...
en nuestros miedos
en nuestras inseguridades
en nuestros yoyoísmos...
Heridas donde
apóstoles uno a uno desaparecemos, ayayyayay...
Las llamas,
candiles de amor,
que se fueron encendiendo
durante treinta y tres años
se han ido extinguiendo
se han ido
sangrando por cada una de tus heridas
ayyayaya...

      Latidos...
Silencio...
corazón que por un momento deja de brillar, ay de brillar,
de salir al camino
de encender nuevos corazónes
de tender puentes donde éstos habían desaparecido
de defender sin miedo a la prostituta,
de tender la mano al recaudador,
de curar en el ser humano sobre todo su falta de esperanza,
la debilidad de su amor, ay su amor...
Tormenta en el Gólgota...
Truenos
donde un Papá bueno se desgañita...
donde no puede
no quiere evitar su dolor
la herida por donde el ser humano
ay ese ser humano le sangra en su pecho, ayayya

      Latidos…
A los pies
del hombre...
heridas de amor en la tierra
de rodillas, rotas las jaulas de sus almas, nuestras almas
madre e hijo, María y Juan, Juan y María,
queremos,
necesitamos llorar
queremos encender con nuestras humildes obras
nuestras prendas de ternuras
nuestras prendas de entrega
nuestras prendas de sonrisas desplegadas en los labios de los demás
nuestras prendas de generosidad
un regazo, un regazo
que como en el de la Piedad
descanse tu astillada
herida
machucada
carne mortal
y tendido en nuestro regazo,
tus palabras por fin haciéndose carne
en nuestros ojos, en nuestros brazos, en nuestro pecho,
se vuelva amor
se vuelva alma derramada.


https://www.safecreative.org/work/1303294852591-lead-me-to-the-cross

Comentarios

  1. Tão comovente...


    Um abraço
    da Maria

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Maríah cuánto tiempo gracias por amanecer por estos versos, que el Papá bueno te bendiga y Felices Pascuasssssssssss

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Olasenmovimiento
Sé cordada con las olas que esperan tu abrazo, tu sonrisa, tu ternura, tu escucha, tus besos... Sé, con nosotros, olaenmovimiento

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones