Nocturno…





 Nocturno...
Galope de jinetes oscuros en la noche
Instrumentos
sin alma, sin una almita buena que los interprete...

Cuerpo de mujer...
Poniente sonrosado...
Orilla llena de humedad que nos rodea
cuya agua de mar
nos acaricia, nos transporta
nos halla dándonos la mano, sonriendo
ayayyay


Valses...
Corriente de olas
mar alta donde desnudas
se embravan nuestras almas
nuestros latidos
nuestras primaveras sisiisisisis

Hermosa visión del planeta Tierra
donde madre naturaleza
se observa hermosa
única, protectora...
madre cuyos brazos arropan
verde árbol, verde bosque, verde alma
cuantos seres vivos hociquean a la luna hociquean
los lomos heridos de sus madres...

Nocturno...
Corifeo de arrullos de Mamá Naturaleza...
Paisaje de voces, de almitas, de manos entrelazadas
de niños desnudándose de sus cuerpos de adultos
se asoman en los ojos luna, en los cuerpecitos
hociqueantes, en sus pechos donde laten
las almitas buenas de los demás,
arroyo mar donde desemboca su propia almita...

Madre Naturaleza
sonríe, sueña, se adormece...
Orilla donde  tienden sus almas
los seres humanos desnudos,
los seres vivos que hociquean a la luna,
los prados naturales que besan su regazo...
y reclinándonos tú y yo, mi María,  en su pecho
cantamos nanas dulces de amanecer y ponientes sonrosados.

https://www.safecreative.org/work/1303124761802-nocturno-

Comentarios

  1. pues que decir me encanta todo lo que dicta tu sentir en este mar de sentimiento ¡¡un saludo hermanito pruden!!

    ResponderEliminar
  2. Ay mi niña, gracias gracias por asomar ese arte, que es muuuuuuuuuu grande, porque tu armita lo es, por estas páginas, Maríiiita y yo deseamos que todo te vaya muuuuuuuuuu bien, por fa da señales de vida, a ver si hablamos contigo y nos cuentas, besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Olasenmovimiento
Sé cordada con las olas que esperan tu abrazo, tu sonrisa, tu ternura, tu escucha, tus besos... Sé, con nosotros, olaenmovimiento

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones