Who Am I?


          Latidos trémulos, cirros suaves de tormenta, heridas leves, ayayyaya, presagios cálidos de misericordia alcanzan con sus yemas el almita,  el almita buena...
          Ayes, voces que acarician con su voz rasgada el cielo, que alcanzan, que elevan sus manos, sus humildes manos al Papá bueno... Latidos que se enlazan a otras manos, que pese a su debilidad, que pese a hundirse una y otra vez, se entregan a los abrazos del Papá bueno, se entregan, confían...
          Salmos, entregas del muacín, enredaderas de emociones por donde nuestra voz, nuestra almita buena, mira cara a cara al Papá bueno, y entonces con los ojos cerrados, con el pecho abatido, se entrega, se desnuda de su piel, de sus inseguridades, de sus pequeños obstáculos, de los senderos equivocados para coger el cayado del Sembrador de caminos, para agarrarse a sus manos,  la mar brava a su alrededor...
     
    La voz se convierte en caricia, se convierte  en ayes susurrados de piano, de guitarra nostálgica, de violín que llama al perfume de las flores, de los sembradíos, de las aves cuyos aleteos se llenan de las voces, de las palabras, de las sonrisas, de las entregas de todos los que amamos....
         Cada uno somos, nos convertmos en voz de lo que compartimos, de lo que renacemos luz, almita y sonrisa en los demás, cada uno nos convertimos en plegaria de nuestra almita encedida, iluminada, interpretada, almeada por los demás, mi familia, mis amigos, mi trabajo, pero especialmente, de mi María, de sus pequeñas y humildes entregas donde comparte, donde es alma, donde es faro, donde es esas alas donde me cuelgo a pesar de mis inseguiridades y me alzo, me enredo en sus manos; mariiita y Prudencito enamorados y locuelos, por donde siempre por donde siempre se nos cuela el Papá bueno...

         A continuación la canción traducida por vuestro cansinooooooooooooooo oficial

¿Quién soy yo
Para que el proprio Creador de toda la tierra
se preocupara de averiguar mi nombre
se preocupara de sentir mi dolor?
¿Quién soy yo
para que el brillo y la estrella de la mañana
eligieran iluminar el camino
para mi incluso deambulante  de un sitio para otro corazón?
No a causa de quién soy...
si no a causa de todo lo que Tú entregaste por nosotros...
No a causa de lo que he hecho...
si no a causa de quién eres Tú.
Yo sólo soy una flor que rápidamente se marchita...
hoy aquí y mañana de camino a otro lugar...
Una ola más en el océano...
Una corriente de humo en el viento...
Aún así me escuchas cuando te llamo...
Papá bueno, tú te preocupas por mí cuando me caigo...
Y Tú me dices quién soy...
Soy Tuyo.. soy Tuyo...
¿Quién soy yo
para que los ojos que pueden ver mis pecados más ocultos...
me mirarían con amor...
Y vean cómo renazco y me levanto de nuevo?
¿Quién soy yo
para que la voz que calmó el mar...
pronunciaría mi nombre en medio del diluvio...
y calme la tormenta en mí.?

No a causa de quién soy...
si no a causa de todo lo que Tú entregaste por nosotros...
No a causa de lo que he hecho...
si no a causa de quién eres Tú.

Sólo soy una flor que rápidamente se marchita...
hoy aquí y mañana de camino a otro lugar...
Una ola más en el océano...
Una corriente de humo en el viento...
Aún así me escuchas cuando te llamo...
Papá bueno, tú te preocupas por mí cuando me caigo...
Y Tú me dices quién soy...
Soy Tuyo.. soy Tuyo...

¿A quíen tendré miedo?
¿A quién tendré miedo?
Ya que soy Tuyo...
Soy Tuyo...

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones