Winter Sonata My Memories

Cliquea sobre el vídeo y déjate acariciar por su alma, por sus latidos... por los acordes de piano y violín que desde nuestra alma nos transporta al pasado, a nuestros recuerdos y que acierta a despertar una sonrisa y un alma, que abre nuestras ventanas y nos hace un poco más humanos, más sensibles, más olas en movimiento.

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

Por favor, ¿me abrazas?