De nuevo, Leticia, tomo prestados una parte de tus reflexiones, para asomarlas y darles luz, de todas formas el manantial primero buscarlo siempre en www.piensapositivo.com.

"Me acepté, aprendí a valorar como soy, con virtudes y defectos. Doña Felicidad hace un tiempo me comentó asume como eres, eres tu unic@, eres tal y como te ves. “Podrías estar mejor, sí, siempre se puede mejorar, podrías estar peor, siempre se puede uno deteriorara. Pero estas como te ves, estas hermos@, fantastic@ como tú solamente tú eres, y como tú sabes quererte”. Ahí estas frente al espejo, valorándote y llenándote de amor."
Amanezcamos

Somos como somos con nuestras debilidades, ¡¡¡¡cuántas!!!!!, con nuestros abajamientos, con nuestras dependencias...Ante el malestar no nos echemos más culpas por favor, ya nos sentimos bastante mal, debemos dejarnos de caer de vez en cuando. Desde la comprehensión de nuestra debilidad, parémonos y mirémonos dentro muuuuuuuuuuuchooooooooo, ahí se encuentran tras nuestro miedo, tras nuestras heridas la sonrisa, la ternura, la confianza, la generosidad... Por favor, no permitamos que ese miedo, dolor y heridas, nos abaje más, nos haga perdernos los dones tan maravillosos con que la madre naturaleza nos hizo hermanos, con que nos regaló desde hace mucho tiempo para que nos reconociéramos, para que en nuestra cooperación creciéramos y fuéramos más fuertes (¿no os preguntáis si a veces el ser humano tiene memoria de pez?), para que gracias a esos dones nos sanáramos de nuestros males, creciéramos y nos amáramos sin límites, llenos de generosidad... Despacio, con amor, con ternura, con una amplia sonrisa ámate, llénate de las bondades que hay en tu alma, perdónate y deslíe tranquila, pero con confianza los dones que se hallan en ti: la sonrisa será el sol que te abrace y te llene de alegría por la mañana temprano; la ternura será ese anochecer donde amorosamente recuentas las velas que encendiste durante el día; tu alma será el hogar con que acogiste a cada uno de los que a ti se acercaron con felicidad y tu corazón el fuego con que enciendes los abrazos, las sonrisas, la ternura, el alma con que bendijiste a cada uno de los que te encontraste, con que reconosciste en ellos tu alma gemela, tu alma necesitada, tu alma llena de caricias y dulzuras que dar. Saludos

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Trenzas de columpio a la luz de la luna...