Con voz de payaso y ojos de niño

          Ojos de niño nace como el deseo y necesidad de mirar todo lo que nos rodea por primera vez sin los prejuicios y obstáculos que los años van desarrollando en nosotros; al mismo tiempo nace también de la necesidad de que en estos tiempos que corren tengamos la paciencia de mirar en nuestro interior para asomar por medio de nuestras sonrisas, ternuras, caricias, abrazos nuestra mirada más íntima, más niña, que nos conduce al encuentro con los demás. No lo olvidemos somos olas en constante movimiento, no estamos solos, necesitamos que nos suban, que nos cogan de la mano, que nos sonrían, al igual que nosotros lo necesitamos. En esa medida creo que esta página me pertenece a mí tanto como a vosotros. Me gustaría que entre todos le diéramos vida. Gracias

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Trenzas de columpio a la luz de la luna...