Amanecemos en ti, amaneces en nosotros esta mañana de lluvia


          Latido, abrirse perezoso
y a un tiempo milagroso de  campánulas,
de esencias ligeras, de plegarias y amanecer, por supuesto...
Nubes que acolchan suave el amanecer,
lluvia clara, cornisas y ventanas húmedas...
Los ojos grandes de niño aún adormecidos
por los sueños del hombre y mujer adultos...
         Sonrisa, discurrir de vida, circo vital, 
oropéndolas del pensamiento,
ciempiés de la noche,
violines alma que rasguean 
con sus ayes el aire, el cielo,
que sin palabras 
pronuncian tu nombre, tu nombre, el tuyo,
el tuyo, por supuesto el tuyo..
        Acordes del piano donde laten tantos pensamientos,
tantas almitas buenas...

¿No escuchas cómo la sonrisa nace
en tu piel, en tus brazos, en tus ojos,
tus ojos grandes de niño
cuando eres capaz de escucharte,
de amarte, de besarte,
de pronunciar tu nombre con ansia...?
¿No percibes cómo,
el violín sonriendo ayes de amanecer
y de ponientes en este vendaval de lluvia,
las caricias
de esta aurora, de la aurora de tu piel
de tu sonrisa de tus ojos grandes de niño,
nacen en tus yemas
nacen en aquella parte de ti
que decide desnudarse, decide
respirar con alma
expresar los ayes con alma
suspirar con alma..
perdonar con alma...
principalmente a ti mismo...?

¿No escuchas tu latido
su pequeño milagro en ti
en mí en nosotros....?   Por supuesto que sí,
amaneces en nosotros...
https://www.safecreative.org/work/1301204400450-amanecemos-en-ti-amaneces-en-nosotros-

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

Trenzas de columpio a la luz de la luna...

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis