Día de enero: milagro encendido de copos, ventisca, hogares y manos de almitas buenas



Copos...
nieve formando alma,
besando golosa cada edificio,
admirando maravillada
cada obra de Mamá Naturaleza,
tantaleando ávida cada rostro,
cada mirada, cada sonrisa,
cada lágrima de amor,
cada rastro de ausencia...
de alma, ayyayaya, de almita buena.

Ventisca...
salud y ventanas del alma...
manos de plata abriendo las puertas,
aireando cada emoción, cada latido,
sonriendo entre valses,
canturreando latidos,
entrelazando tus dedos y tu cintura
en cada melodía, en cada respiración,
siendo alas, siendo aves que rezan,
que con sus pequeños cuerpos
pronuncian los más hermosos salmos
que el ser humano pudiera imaginar, ayayyayayya....

Casas,
hogares preñados de recuerdos,
cuartos. encendidos de presencias...
obras del ser humano
que en su interior nos guardan,
nos velan, nos abrazan, nos arropan...
encienden  nuestras emociones,
nuestros acordes, nuestros secretos acordes...
Lares,
vuelven a la arcilla la fe del hombre.
algún día volarán hacia el cielo
entrelazadas sus alas con la nieve,
con la brisa,
con la primavera
recibiendo del ser humano
el justo agradecimiento
 por tanto latido, por tanta alma...

Manos,
latidos de piel,
candiles que encienden
contracción a contracción cada miembro,
cada rostro,
cada niño que  aguarda,
ansía, sueña;
que entonces sereno toma conciencia,
se encarama a la vida,
se encarama a tus manos,
se encarama a cada niño
deseoso de salir a la luz y entonces...
con la sonrisa dulce del Papá bueno,
con el caminar acompañado del buen Jesús
con el regazo luz hogar candil de María,
con la mirada niña y llena de sueños
de mi Mariiita
puebla sus niñas de otras almitas buenas,
no mira su exterior, no,
si no ese milagro
que hay en ti, en ti, en ti, y en ti, por supuesto que sí, en ti...

Vivamooooooosssssss
https://www.safecreative.org/work/1301244424621-dia-de-enero-milagro-encendido-de-copos-ventisca-hogares-y-manos-de-almitas-buenas

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones