Déjate sorprender...



Desnúdate.
Hoy te necesitas;
hoy el niño Jesús
necesita tu silencio para hablarte
hoy el niño Jesús
te susurra
no una,
no ciento,
no miles,
si no ciento de miles
tu nombre, tu querido nombre...
Hoy
tus lágrimas
son ese regalo,
esa lluvia
que las nubes de tus emociones
que las nubes de tus ausencias
que las nubes de tus miedos
ese niño del Papá bueno
seca tierno con sus yemas...
Hoy
los sentimientos no expresados
son esos amaneceres
esos ponientes sonrosados
esas cantinelas cotidianas
con que el Papá bueno nos regala
por medio del hermano pájaro
por medio
del hermano viento, de la hermana nieve,
del hermano sol...
Hoy
cada ausencia, cada persona
que huyó de ti
que sembró nubes de tormenta
que dejó a tu niño interior lleno de miedos
en su celda oscura con los ojos ayayyaya entornados
y los brazos alrededor de las rodillas...
es ese adulto con ojos de niño
que te besa con ansia
que te abraza con ansia
y te responde que hasta pronto…
es ese grito,
ese grito mudo
con que reclama tu sonrisa
tu perdón,
tu almita buena;
es esa ocasión
en que permites a tu niño
correr con ansia
abrazar con ansia
sorberse con ansia los mocos
mientras le besas
le perdonas
le almeas, sisisisis….
Hoy
quiero
que cada latido
cada respiración
cada palabra
sean esos besos con que abrazas
por fin tu debilidad
con que con humildad
te abres a cada milagro
a cada amanecer de tus caricias
de tus palabras plegarias
de tus caricias brisa
de tus sonrisas amaneceres...
y con que conjuras
con que amaneces sobre cada crisis
cada resentimiento,
cada herida,
cada sufrimiento,
cada deseo de rendirte,
cada deseo de volver a encerrarte
a morirte un poquito, sólo un poquito… ayayayay
Sí, hoy,
no pienso dejarlo más
pienso perdonarme
pienso abrirme
a la voz del Papá bueno
que por medio de cada latido
respira, primaverea y es rayo de luz...
que por medio de cada latido
llora, sonríe, se repliega, se hunde
pero vuelve a levantarse
para como un buen día hace dos mil años
abrirse al camino
para entregar a los demás
esos pequeños milagros
de nuestra alma, de nuestra almita buena...

https://www.safecreative.org/work/1301224414208-dejate-sorprender

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Trenzas de columpio a la luz de la luna...