Él nace en mí...


        Movimiento de alas, luz que amanece en el rostro de María, adolescente elegida por esa alma del Papá bueno para encender el alma de todos, para traer a la vida a su querido hijo, luz que desde ella late en su regazo, en su humilde almita buena y por ende en todos nosotros...

       Cual el p
rimer movimiento del bebé en su vientre, cual aurora que encendió la mirada de la madre, su humildad, su dulzura, su entrega, su plena entrega... así resuenan estos primeros latidos, esta primera respiración, la voz de Francesca Batistelli, alma, guitarra encendida, rasgueo, sonrisa, plegaria desde todos los seres humanos, salmo desde el universo... así se elevan estas palabras, así desde un corazón humilde pero dispuesto, un corazón sin pompa, sin yoyoismos, sin urgencias... sin esconderse, sin tacañería... Solo con el peso de su pecho adolescente, con el peso de sus manos acostumbradas a lavar, sus manos acostumbradas a cortar la barba al bueno de José... solo con el peso de su mirada adolescente, buena, humilde, muuuuuuuuu plena, muuuuuuuuuu llena, con el alma en la boca, ayyayay....

        El Papá bueno hubo de escucharla, Mamá naturaleza hubo de escucharla sin duda... desde sus latidos, desde la inocencia, desde la bondad, desde esa almita, desde esa cuna que ya estaba preparada... sí, sí quiero, hágase en mí según su palabra y entonces aparecerían los arrebatos, entonces las dudas, entonces las inseguridades, pero primavereados, latidos, renovados desde la confianza, desde el corazón, desde el latido, desde su almita buena...

          Así es nuestra elección, así es nuestro respirar y latido a cada instante... Desde la plegaria de nuestros humildes corazones, desde el salmo de nuestros pequeños dones, encended el candil, dar el sí... como un día María contestó al Papá bueno: hágase en mí tu voluntad... y sí, entonces nuestros miedos, pero sobre todo nuestra elección, nuestra alma, ese latido donde nace el corazón del niño del Papá bueno... FEliz tarde

      
   A continuación incluyo la traducción hecha por vuestro cansinoooooooooooo favoritooooooooo:
 
'NO temas, María, tu almita buena ha hallado el favor del Papá bueno.
Pronto se te dará un niño y le darás el nombre de Jesús.
Él será grande entre los grandes...
y será llamado Hijo del Papá bueno...
y se le dará el trono de su antepasado David.
Reinará sobre los hogares de la casa de Jacob para siempre, su
reino nunca tendrá fin.

El Sagrado Espíritu vendrá sobre ti
y el poder del Papá bueno te cubrirá por completo.
Así que lo divino nacerá y será llamado Hijo del Papá bueno.
Así mismo tu prima Isabel va a tener un niño en su edad más anciana,
y ella que estaba yerma se le fue anunciado en su sexto mes.
Pues nada es imposible para el Papá bueno.

Todo dentro de mí gritaba
algo dentro de mí ansiaba esconderse.
¿Es este niño un ángel o un guerrero?
Si el Papá bueno está contento conmigo
¿por qué estoy tan aterrorizada?
Alguien me dice que simplemente
estoy soñando
Ayúdame a ver con los ojos del cielo
y antes de que mi cabeza esté conforme, mi corazón
se ponga de rodillas.
Él es bueno
bendecida soy yo

él nace en mí
Él nace en mí


Tu hermoso y pequeño corazón,
de alguna forma creo
que tú me eleggiste
Nacerás en mí
tu me abrazarás al final,
como debe ser.
Haz de mi corazón tu cuna, tu Belén.
Tú eres parte de mí.

Durante todo este tiempo esperamos la promesa
todo este tiempo
tú estabas ahí esperando en mis brazos
a la espera de mostrarte
para que podamos saber a dónde puede alcanzar el amor.


Él nace en mí
Él nace en mí
Tu hermoso y pequeño corazón,
de alguna forma creo
que tú me eleggiste
Nacerás en mí
tu abrazarás al final,
como debe ser.
Haz de mi corazón tu cuna, tu Belén.
Tú naces en mí.

NO soy brava
nunca lo seré
La única cosa que mi corazón
puede ofrecer es la libertad
de simplemente una chica,
nada más

Estoy dispuesta
soy tuya

Él nace en mí
Él nace en mí

Nacerás en mí
tu abrazarás al final,
como debe ser.
Haz de mi corazón tu cuna, tu Belén.
Tú naces en mí.


Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

Trenzas de columpio a la luz de la luna...

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis