Hojas arremolinadas de invierno donde cálidas laten nuestras almas


       Latidos, sonrisas, esas lágrimas,
esas hojas al viento de invierno
que arremolinadas se alzan,
voltean y siguen en remolino
el ritmo de sus vidas...

        Aliagas en el alma, aulagas en el perfume
que besa con sus yemas
tu piel, tus prendas, tus ojos, tu cálida y alba mirada,
mi amada, mi amante, mi María, mi mucha María...

Cuando el alma tiende sus alas
hacia el mar, hacia ese arenar donde
tu alma hace horizonte con la mía...


   
  Cuando el alma sueña,
se agita,
trueca en sonrisas
las lágrimas vertidas
trueca en sueños
los miedos que dan las inseguridades...


       Cuando el alma
sonríe, abre sus grandes ojos de niño
abraza con ansia, ama con ansia
besa con ansia, te besa con ansia
no una, no ciento, no miles, si no ciento de miles...

       Cuando tus lágrimas, cuando tus disgustos
cuando esa niña que se arrebata,
que patalea, que junto a mi niño interior
llora, se desgañita, se desaira...
Tu alma, a solas, en calma,
acurrucada a mí,
tiende sus brazos
tus manos de paloma azorada
y sonríes, sueñas, floreces, primavereas...

       Las hojas de nuevo arreboladas
de nuevo abrazadas por el hermano viento
abrazadas por esas manos de niños
que las cogen y las azoran una vez más
se vuelven cálidas, se vuelven luz
se vuelven esas almas,
esos ángeles
donde por un instante, por un momento
cual en la vida
nos encontramos tú y yo...
https://www.safecreative.org/work/1301144346023-hojas-arremolinadas-de-invierno-donde-calidas-laten-nuestras-almas

Comentarios

  1. precioso niño como todo lo que tu alma dicta y siente un abrazo hermanito

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Olasenmovimiento
Sé cordada con las olas que esperan tu abrazo, tu sonrisa, tu ternura, tu escucha, tus besos... Sé, con nosotros, olaenmovimiento

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones