Sendero de amor con las almitas buenas (como hace dos mil años Jesús saliera al encuentro de las almitas buenas)

       Latidos, copos de luz, ángeles llenando las almas, ayyayay, esas almas buenas pero algo perdidas de latidos de amor, del Papá bueno, ayayyaya...
      Voz dulce, voz susurro, voz despertar entrelazada a los brazos y dedos de Nichole Nordeman... nos acuna, nos besa dulce con sus ayes envueltos en ternura, con sus peticiones saludadas desde el alma, desde la voz interior, desde esos niños que una vez vivieron y sólo el amor, sólo el cuidado, sólo la fe sabe hacerlos amanecer, alborear, melodiar, primaverear...sisiisisi
          La voz de Nichole Nordeman se vuelve hoy esa plegaria, esa luz, ese latido, esa razón de amor, esas lágrimas de luz, de grandes lágrimas del Papá bueno, que no entiende que no puede entender cómo su criatura preciada, cómo ese niño con tantos dones, tantos talentos un día decidió encerrarlos bajo siete llaves y que hoy sus lágrimas vuelven a llenar el cielo, vuelven a llenar el corazón de tantas almitas buenas y que sin embargo sonríe, siempre sonríe, cuando hombres y mujeres deciden abandonar sus grandes metas por otras más humildes pero más humanas, la caridad y amor a los demás, que como su hijito bueno, ayyayaya, su hijito bueno nos mostró hace más de dos mil años, no hay metas en el cielo, nononnonon, si no en las lágrimas, en la desesperanza, en la indefensión, en la soledad, en la desorientación que tú, tú, tú, tú, tú y tú, por supuesto que sí, enciende el candil de tu nombre en estos latidos, iluminas cuando decides, cuando decidimos olvidarnos de nosotros mismos para encontrarnos en la sonrisa de quien por fin escucha una voz amiga, ay cuán la necesitaba, para abrazarnos en la ternura de quien por sana las heridas de la violencia física y emocional en nuestra piel, en nuestras manos, en las yemas de nuestros dedos, ayyayaya, para besarnos no una no ciento no miles si no ciento de miles en tus labios tantas veces enmudecidos, tantas veces llenos de ausencias, ayayya, tantas veces heridos por palabras sesgadas, por palabras airadas, aayyayayya....
       
   Gracias, gracias Papá bueno por hace dos mil años entregarnos a un hombre, a un hombre bueno, a tu hijo bueno, quien decidió amanecer, ser poniente, primaverear, florecer en el corazón del hombre y de la mujer, cuánto hombre y mujer perdidos hoy esperanzados en cada testimonio, en cada paso que olvidándose de sí, se ha salido al encuentro, al tuyo, al tuyo, al tuyo, por supuesto que sí, al tuyo... Feliz navidad por siempre cuando salimos al encuentro de nuestra almita buena en el corazón de los demás...

Canción de Nichole Nordeman traducida por vuestro cansino oficialllllllllllll:

Envía algo de lluvia, ¿Tú enviarías algo de lluvia?
Porque la tierra está seca y necesita beber de nuevo.
y el sol está alto y nosotros estamos zozobrando en la orilla
¿enviarías una nube realmente cargada de agua?
Permite que el cielo se vuelva negro y envíe algo de gracia abajo
seguramente puedas ver que estamos sedientos y temerosos
pero quizás no, no hoy
quizas Tu decisión sea otra
y si ese es el caso...

Te daremos gracias a Ti
llenos de agradecimiento
por las lecciones aprendidas sobre cómo tener sed de Ti
cómo bendecir al hermano sol que calienta nuestros rostros
si Tú nunca nos envías la lluvia

Diario alimento, danos el alimento diario
bendice nuestros cuerpos, guarda a nuestros niños en paz
envuélvenos y caliéntanos siempre
guardados bajo seguros techos
Permítenos dormir sin ningún tipo de peligro que nos ronde
o quizás no, no hoy
quizas Tu decisión sea otra
y si ese es el caso....

Te daremos gracias a Ti
llenos de agradecimiento
por las lecciones aprendidas sobre cómo estar hambrientos de Ti
que un estrellado cielo ofrece una mejor vista si no hay techos sobre nuestras cabezas
y si nunca nosotros saboreamos ese alimento

Oh, las diferencias que a menudo hay entre
lo que queremos y te pedimos y lo que realmente necesitamos.

Así pues concédenos paz, Jesús, concédenos paz
mueve nuestros corazones para escuchar un simple latido
entre excusas y enemigos esta noche
o quizás no, no este día
la paz quizás pertenezca a otro mundo
y si ese es el caso...

Te daremos gracias a Ti
con mucha gratitud
por las lecciones aprendidas sobre cómo confiar en Ti
que estamos benditos más alla de lo que jamás podríamos soñar
en la abundancia o en la necesidad.

Pero Jesús, por favor Tú...

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones