Carta a mi madre (que está en el cielo) el día de su cumpleaños

Hoy madre, hoy
vuelve tu mirada a llenarse de luz
tus manos a llenarse de ternura
tu regazo a llenarse de hondura y calidez
hoy tu voz vuelve a ser un regalo
que enciende las mariposas,

cada ave que late en mí...

Hoy, madre,
Como esa caricia, como esas manos mariposas de luz
como ese abrazo vivo, hogar, leños encendidos,
latido y pálpito de amor, de bondad, quiero encender
estas letras estos acordes estos florecimientos...

Hoy, madre
quiero tantear en tu alma, en tu almita buena
mis latidos,
palabras nanas, palabras alma
que cosquillean el cielo
de tu voz, de tu alma, de tus propios latidos...

Hoy madre
quiero
pintar
con latidos musicales como a mí me gusta
sisiisisis, tu mirada, la bondad
prendida de tu almita buena
que se encendía en cada silencio
en cada aurora
en cada poniente, ay, en cada poniente
regazo, hogar, almaaaaaaaaa...

Quiero hoy madre
desnudarme de mi hombre
de mi yo adulto
de esas angustias que me oprimen
que cercenan mi palabra, mis latidos
quiero volver a encaramarme a la nube
a la nube donde nos encaramamos Mariiita y yo
y suspirar, y jugar y soñar
sentir tus manos,
mis ojos adormecidos
mientras tu susurro
vuelve a sonar mágico, cálido
Prudencito, ay, mi Prudencito...

Quiero madre encender
quiero
ayayyayaay
encender estas velas
quiero
hoy encender estos hogares
quiero
hacerlo
con la luz de mi alma
quiero
en ellas
que prenda
cada latido, cada signo de amor
que he volcado
que he sentido
que he entregado generosamente
quiero
entregarte
cada paseo con Paco
tú sabes cuánto los echo de menos
cada beso y sonrisa que he prendido en papa
tú sabes cómo nos llevamos, ayyayaya,
quiero regalarte cada palabra dulce
que ha conjurado el malestar
y huida hacia delante de Prapra
quiero
asímismo encender esa llama
ese alma, esa almita buena que es María
quiero encender cada latido
de luz, de dulzura y calidez
que nuestras almas, nuestras almitas buenas han encendido
que nuestras almas han arropado, sisiisisis
quiero entregarte la llama, la nueva llama
que hemos conseguido en Miri, ya nuestra Miri
el abrazo sincero con alma de Isma, sisisiis,
quiero regalarte cada paseo de mi alma por
el trabajo, por la catequesis

Quiero regalarte
sobre todo
mis cantinelas cotidianas
mi sonrisa, mis latidos
y sobre todo mis ojos de niño
quiero regalarte
que sé que lo deseas
a ese Prudencito
esas manitas, esa dulzura
esa bondad
esa generosidad
esa almita buena
que se echaba en tu regazo
y tus manos con ansia
y sobre todo quiero
decirte con cada palabra
con cada latido
con cada recuerdo
con cada melodía
mamá, mi bizcochita, te quiero
tú sabes que te quiero...

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones