Acordes de ausencia en la tierra...




         Acordes...
Alas de gaviota....
Alas de cormorán...
Golondrinas de mar, frailecillos,
pájaros niños...
Trenzas de miradas al cielo,
al océano, a ponientes sonrosados...
Suspiros de mamá naturaleza inquieta...
      Latidos...
Heridas...
Acordes de ausencia en la tierra...
Quillas que hace tiempo
despidieron a sus  balandros...
Horizontes
que musitaron pinzones,
petirrojos
en mensajes que nunca cruzaron el océano...
Encinares, pinares, robledales
que elevaron sus copas
para alcanzar vanamente con sus ramas al Papá bueno...
Heridas que suspiraron
entre  versos
entre  lágrimas
colibríes, guacamayas rojas,
tucanes, águilas, cóndores y  búhos leonados.

     Acordes de heridas…
Sístoles y diástoles de mamá naturaleza...
Pequeñas melodías
que mecen este planeta tierra:
necesitado de la danza
entre seres vivos;
necesitado de cientos de años
para que cierren las heridas provocadas por el ser humano...;
necesitado de esos seres minúsculos
para entrelazar cada miembro
cada ala, cada flanco, cada aleta,
cada rama, cada pétalo
para escuchar una voz
que se una a cada pinzón
a cada gacela
a cada árbol milenario
a cada melodía...
en mudas lágrimas de amor...

    Acordes de heridas…
Ayes...
Torpes ayes de violín...
Torpes y desmadejadas palabras
florecen en mis labios
en mis manos vacías
en mis ojos que lloran
y que en los silencios entre ayes de violín
entre sonrisas de piano
se despiden de estos seres magníficos
volaron al cielo antes de tiempo.

     Voces...
Sorprendentes y brillantes voces de los seres vivos
que habitan nuestro planeta
que perdonan
nos perdonan dulce mientras tienden sus manos
para abrazar a sus crías,
para abrazar a cada maleza que da sombra a un árbol que desapareció
para abrazar a cada laguna
que dejó de dar vida a salmones, carpas...
que en sus acordes
en su piar
en su balar
en sus gañidos
en su mugir
en su croar
en su ulular
en sus vientos de poniente, de levante, del cierzo
entre valles, florestas, tamarindos y pétalos
Madre Naturaleza besa serena, dulce, cálida
cada herida de ausencia  en la tierra,
nuestro planeta Tierra...

De Pruden Tercero Nieto junio de 2013

Comentarios

  1. Con la misma tristeza de los acordes del violin,aclama nuestra tierra la ausencia de Amor en ella...que le ha pasado a la humanidad? que ha olvidado lo mas importante...Amar!!!
    Saludos Pruden!! Precioso musica,preciosa entrada!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Olasenmovimiento
Sé cordada con las olas que esperan tu abrazo, tu sonrisa, tu ternura, tu escucha, tus besos... Sé, con nosotros, olaenmovimiento

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones