Hogueras de San Juan...


Hogueras de luz...
Candiles encendidos de amor
en playas, plazas y patios
donde crepita,
al saludo del estío,
cada abrazo del Papá bueno...

Guitarra…
Sonido
que entre sus cuerdas
entre cada ala
del viento poniente o levante,
ayes de violín,
late entre tu mirada mi mirada.

Cello...
Latido... alas... capacidad de acunarse
en tus manos mis manos
entre cada recuerdo
y herida del horizonte rasgado
donde lato lates
donde en cada acorde
nos colgamos
de los ayes del violín
de las alas de los clarinetes
de la sonrisa del piano
del alma del cello
del abrazo del Papá bueno del órgano
mientras las palabras del Sembrador de Caminos
laten en nuestros oídos:
"Juan, ahí tienes a tu madre;
madre, ahí tienes a tu hijo"

Guitarra...
Sonido
que escribe
versos
que escribe palabras en tu pecho mi pecho
que se alza en manos de unas alas
para sentir cada alborada...
cada poniente sonrosado...
cada luna amaneciendo en océanos
donde las olas son balandros que se hacen a la mar...

Cello...
Latido... alas...capacidad de acunarse
entre estas palabras
entre estas alas
del tiempo
donde en un mañana
donde en unos latidos
donde en unas alboradas
tú yo nosotros seremos
latidos
alas
ayes de violín
acordes
niños
que entregan en susurros
juegos y carreras locuelas
una parte una parte de su alma...

Valses...
Latido entre una vida y otra...
Pétalos
que besamos con tus labios mis labios...
Hojas
de encinas
de robles
y de hayedos
que dan nombre a cada estación...
Abrazos que se llenan
de hogar
de ternura
de sonrisas...
Gritos de alboradas
Palabras alma
que, al igual que el apóstol amado,
el apóstol bueno,
inscribimos
en cada ausencia
en cada lágrima de amor
en cada herida que se llena de dolor
hasta que el Sembrador de caminos
vuelve a recogernos del suelo
y a pronunciar tu nombre, mi nombre nuestros nombres

Notas de cada arboleda
de cada paseo
de cada hogar
de cada orilla
de cada rostro familiar
de cada mano
de cada mirada
que nos nació
que nos latió
que hoy
quiero quieres queremos
nazcan nuevamente
sin lazos ni ataduras
si no en alas del amor
en tus palabras mis palabras nuestras palabras
mientras los ojos adormecen
sus hogueras
en esta noche de junio...siisisii

De Pruden Tercero Nieto junio de 2013

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones