Trenzas de amanecer en el corazón....


Trenzas de amanecer en el corazón....

      Trenza de sonrisas...
Trenza de sonrisas
que el cello,
tejiendo mi voz de violines la nueva alborada,
trenza de ternuras tus hombros;
trenza de ternuras tu mirada niña aún adormecida,
aún trémula de inquietos latidos,
de suspiros llenos del canto de clarinetes... ayayyayay...
Ayes de violín,
llenando de alborada
el horizonte, prenden de colores y canciones
de pinzones, mirlos y jilgueros
ramas y hojas de encinares, pinares y robledales manchegos

       Alma de guitarra...
Sones de guitarra
que fundiéndose
con el fagot hipnotizador y recreador,
late en tus sueños de niña
con bailes de salón;
con princesas que componen versos ;
con mujeres,
gritos de niños prendidos a sus faldas y regazos,
despidiendo en nuevas alboradas a los caballeros...

     Trenzas de violín y gaita…
Trenzas de violín y gaita
que sonríen, danzan locuelas, y juegan
cual nuestros Prudencito y Mariita...
Labranzas de paisaje manchego
que primaverean
con la dulzura de tu mirada;
con los cantos de grillos y de cigarras
que se prenden en tus hombros,
que se prenden a los gritos de las ánades en las tablas,
que se prenden en el latido de tu almita buena...
     
    Trenzas de violín…
Trenzas de violín
que a través de sus labios,
de sus responsos y plegarias
se encaraman a tus ojos aún adormecidos
y te susurran suave, enlazando mis cálidas manos a las tuyas,
alas y regazo: no te preocupes, estamos...
estamos contigo...

De Pruden Tercero Nieto junio de 2013

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

Trenzas de columpio a la luz de la luna...

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis