Leaves of tears

 Hojas…
Pequeñas y cálidas hojas de lágrimas...
Acordes…
Trenzas de lágrimas de amor
en los ojos del ser humano…
Versos escritos
en el cuerpo machucado
de una mujer maltratada;
en el dolor de niños
desarrapados
y heridos por el hambre, ayayyayay...;

en cada padre y madre de familia
que no pueden llevar su hogaza de pan al hogar...
Trenzas
que dejan el alma
empañaita
los ojos, llenos de ausencias;
las manos,
yermas de caricias...
el alma, ay esas almas
extraviadas de amor, de amorcito bueno,
en sus dependencias, en sus laberintos, en sus eternas
y heridas soledades, ayayyayay...



    Hojas…
Hojas de lágrimas de amor…
Nubes que niños
encordamos con nuestros lazos
de ternura, de besos
y abrazos con ansia…
acordes que un día desnudamos
de yoyoísmo,
palabras con que ese día trenzamos
acordes minúsculos
pero milagrosos
en el alma de cada persona necesitada
a nuestro alrededor,
palabras que hace más de dos mil años
nos enlazaron para siempre
en ese enfermo y necesitado al que el Sembrador de caminos,
túnica y sandalias blancas,
recogió del suelo...
en cada almita buena desbaratada
que con el paso del tiempo llenó sus manitas
de la enfermedad y heridas de los demás…

       Hojas…
Hojas de lágrimas…
Danza de primaveras encadenadas;
Solsticio de latidos
del ser humano abriéndose al abrazo y sonrisa
de mamá naturaleza y del Papá bueno…
Melodías de amor…
Palabras que hoy brotan
desde nuestras almas
cual sangre de árboles
centenarios
cual el lenguaje
del pinzón, de la calandria,
del petirrojo, de los insectos,
de cada ser vivo
que hoy, quebrándose
heridas y soledades del eterno orgullo del ser humano,
sonríen en cada hoja acariciada por el sol,
fluyen cual lagunas,
encañan cual trigueros
y sonríen,  sístole y diástole,
alboradas y ponientes magenta y añiles,
en el momento que tu mirada mi mirada
tus manos mis manos
tu piel mi piel
se entregan sin más ropaje u obstáculos
que nuestros latidos y estas lágrimas de amor
con que por fin te amo nos amamos. 

De Pruden Tercero Nieto Junio de 2013



Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones