Aún dormida...

      Alborada...
Acordes de belleza
en tu sueño de hada de luz...
Caricias
de ternura sobre acordes...
sobre sonrisas del piano...
Caricias
que trenzo
en tu cabello desmadejado
caricias
con que beso
tus ojos aún adormecidos... sisisiis

  
  Versos...
Pequeñas armonías que prenden
en tus ojos,
en tus manos,
libélulas, guirnaldas de luz...
Con las manos
destrenzo las cometas que pueblan tus pesadillas
con los labios
vuelvo a pronunciar tu nombre
en cada pliegue de tu piel,
no una, no ciento, no miles, sino ciento de miles...
Trenzo acordes, melodías
que cogen de la mano
a esas coletas de niña de luz
a esos ojos castaños
llenos de infinita ternura y latido, sisisis
a esas manos
que desde su infancia
aprendían a volar
a ser regazo, a ser hogar, sisiisisi


      Dormida, sí,
no aspiro a ser
levante, cirro,
ni tormenta
que despierte...
sólo esos leves, muy leves
latidos
que una vez despierta,
una vez que el mar haya descendido
su marea
donde princesa rimas
versos con tus pétalos de humildad y generosidad
con cada una de tus hadas,
entre ella la más querida tu madre,
con cada uno de tus niños pequeños,
nuestros Isma y Miri...
afloren en ti una sonrisa,
un beso
una caricia
unos versos
donde entre tus manos cálidas latan
tualmamialma...sisiisisi

De Pruden Tercero Nieto mayo 2013

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones