Sonríe, sí, sonríe, por favor

Hoy, sin vídeo ni canciones, quiero como un niño con sus juguetes tender en estas líneas algunos latidos. 
       Porque la vida es corta, porque la salud es un don maravilloso que sólo agradecemos cuando hemos perdido, porque de tanto ver las caras de nuestros seres queridos pensamos equivocadamente que permanecerán siempre con nosotros, porque estamos demasiado enfrascados en nuestras prisas, en nuestras preocupaciones, porque esta ropa que nos viste, estos útiles que nos acompañan son nuestras prioridades, porque andamos demasiado ocupados en los rencores y en nuestros miedos... porque hemos olvidado que palabras tan maravillosas como sonrisa, esperanza, amor, bondad, genorisidad, etc, no son sólo campañas o imágenes de una empresa de publicidad... porque hemos olvidado que somos alma, porque hemos olvidado que con sólo desplegar una sonrisa, encendemos el alma de los que nos acompañan, porque hemos olvidado escucharnos y escuchar con amor a los demás, porque hemos olvidado que la ternura es el don con que aunque no desaparezcan nuestros miedos nos abraza íntima... porque cada minuto, cada segundo que negamos la palabra a un familiar o un amigo aumentamos nuestra distancia...
         En fin, porque amar es mirar con los ojos del alma a tu vecino, porque amar es tender la mano, porque amar es abrazar con ternura, con ansia también, porque amar es no olvidar que nuestro objetivo no somos nosotros si no los demás, porque amar es bendecir con amor a quien no quiera quedarse, porque amar es abrazar, regalar, amar, sonreír, dar, esperar, ser ternura, ser alma en movimiento... ser vida, en definitiva, ser cada una de las velas que contaremos cuando un día o una noche, quien sabe, abandonemos esta vida.  

Comentarios

  1. Pruden:

    Vuelvo a escribir, de nuevo, otro comentario porque el anterior que te escribí, al ir a publicarlo, me dió error, y no ha entrado, y aunque no sea el mismo, intentaré recordar lo que te escribí.

    Te decía en él que no hacían falta melodías en esta entrada cuando tus palabras así nos llegan, como dulces melodías al alma.

    En tu escrito nos recuerdas lo que tantas veces olvidamos, - y es de los demás-, porque estamos pendientes de nuestras preocupaciones, problemas, de nosotros mismos, y nos olvidamos de que quizá, los demás necesiten de nuestras atenciones, de nuestras sonrisas, de nuestro aliento, de nuestras cálidas palabras, y nos olvidamos de escucharles.

    Me ha encantado la definición que le das al amor: "mirar con los ojos del alma..." y otras muchas que das, y nos haces reflexionar, sobre lo que es el amor, que aunque sea lo mismo que has dicho tú, yo te digo lo que es el amor según mi sentir.

    Amar es...

    compartir los momentos,
    una sonrisa que llega,
    cálidas palabras que abrigan,
    un abrazo en el alma,
    una te quiero a tiempo,
    regalar los momentos,
    abrazar la vida,
    acariciar el corazón,
    enlazar las manos,
    transmitir paz,
    envolverse de optimismo,
    generosidad sin límites,
    ser todo oídos,
    humildad interior,
    luz de vida,
    latidos en el corazón,
    ser siempre parte de los demás...

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Hola pruden!.
    Palabras como sentimientos muy ciertos,que razón tienes.
    Lastima que a veces para algun@s se quede en solo palabras,y no se den cuenta de nada mas..Espero que despierten pronto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. * Carla, gracias por dejar siempre tus huellas, tus latidos, el calor de tus versos en estas olas...

    * Trini, ya he comentado anteriormente, que uno con los añós ha aprendido sobre todo a buscar más el salmo u oración que la poesía porque conecta más con la experiencia y el alma, espero de verdad que halles más alma y experiencia a tu alrededor y sobre todo que no permitas que tu dolor te impida sonreír, ser ternura, ser alma, besosssss

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Olasenmovimiento
Sé cordada con las olas que esperan tu abrazo, tu sonrisa, tu ternura, tu escucha, tus besos... Sé, con nosotros, olaenmovimiento

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones