De nuevo el piano abre el amanecer de esta composición. Las palabras, latidos musicales, susurran, desgranan emociones que se convierten en sentimientos más hondos conforme pasa la composición, crecemos cuando creemos en nosotros mismos, cuando el malestar, el ruido, el dolor, deja paso al silencio donde humanos, niños de nuevo, nos hallamos prontos a salir, a volver a sorprender nuestros ojos con la alegría del sueñ

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Trenzas de columpio a la luz de la luna...