Carne de futuro


                        Al mar urbano que abren tus pinturas,
Manuel Yébenes

¡Chsss…! No, no hables. Crees saber quiénes somos: el dramatismo o humanidad de cada gesto, la calidad de la pintura, la eficacia del pincel en ese trazo, el  significado de cada textura, color, en fin...

            ¡Chsss! ¡Chsss...! ¿No hemos dicho que no hables? No permitas que tu propia muchedumbre urbana te impida oír nuestro silencio. El secreto –tú lo sabes bien- está en ti y en nosotros.

            Cierra, por un momento, los ojos y permite, mientras los vas abriendo, que cada uno de nosotros, túmulos futuros, seamos susurro de carne, pero también de lienzo; que cual ola de mar arribe lentamente a las playas luminosas de tus ojos; así quebrará el dulce latido cual danza triste por entre el tenue crepitar de nuestros deseos, de nuestros miedos, de nuestras nostalgias, pero también –esto es importante- entre nuestras desidias, aquietadas esperanzas y vacuos sueños...

            Ahora, abiertos los ojos, errando levemente el calor de nuestras voces, nos despedimos de ti con el claxon, con el grito parturiento de nuestros pisos y casas atiborradas de humanos, con el jadeo de música y de voces y de masa sudorosa y anónima... Pero, no lo olvides, vuelve. Alguna otra cosa tendremos que contarte desde nuestros sueños de lienzo y papel.

Comentarios

  1. Pruden mil gracias por tu visita a mi blog temía que no volvieras, me alegrado mucho tu comentario eres un ser de luz que ilumina las almas sensibles como la mía gracias, por existir.
    Muchos besos para ti muak muak muak,
    que tengas un bello día.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Olasenmovimiento
Sé cordada con las olas que esperan tu abrazo, tu sonrisa, tu ternura, tu escucha, tus besos... Sé, con nosotros, olaenmovimiento

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones