Tus manos y las mías

  
A un poeta con manos llenas de ternura,
de silencios que hablan entre palabra y palabra,
Con voz que llamea y tantea entre los latidos que tú, mujer, pulsas dentro.

Quiero sonreír  tus manos,
Quiero susurrar unos versos que, apenas levantado el vuelo,
Iluminen el calor de tu piel, tu sonrisa y tus amaneceres en mí.

Soy un tú, vengo con voces nunca soñadas.
Con una mochila que habla de hombres que sueñan,
Pero también, ¡qué leches!, de hombres que leen, que viven y que mueren como yo.

Como yo te estoy leyendo ahora en estos versos,
Cargado de voces,
de playas sin nombre, de versos sin espuma
de olas abajadas en la orilla...

y sin embargo, y mientras deslío estos versos,
me mezco de nuevo en tus olas
sonrío, tiemblo, abrazo, beso
los dulces latidos que pulsas cariño en mí.



Comentarios

  1. Tus manos y las mías, que tierno y dulce escrito hermosos versos querido Pruden describes mucas imágenes que acarician los sentidos, hermosa entrada.
    Besos y abrazos con mucho cariño, que dios te bendiga y te cuide siempre mil gracias por tus palabras en mi espacio.

    ResponderEliminar
  2. Mezclarse entre las olas, dejarse llevar por su movimiento, abrazándolas, sintiendo su caricia, su roce, en las pieles desnudas, abrigadas por el frescor de su humedad.

    Playas que están alimentadas por almas unidas por el mar, sintiendo en los piés la seda de la arena, llenándose sus playas de luz, de manos enlazadas, de personas que disfrutan... y nosotros disfrutamos de tus olas, de tu playa con las caricias de tus palabras, de la sinfonía de tus melodías... un lujo estar aquí, un auténtico placer.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. No creo que falte ternura en tu vida, porque fluye en todas tus palabras, versos...un amor que llena cada imagen que nos sumerge en un paraíso...bellisimo...besitos cariñosos...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Olasenmovimiento
Sé cordada con las olas que esperan tu abrazo, tu sonrisa, tu ternura, tu escucha, tus besos... Sé, con nosotros, olaenmovimiento

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones