Es curioso cómo la música se me enciende en el alma con los leños de mis sentimientos; es curioso cómo los acordes del piano se hacen carne, se hacen alma, dejaros acariciar su lenguaje, no quiero reproducir lo que a mí me hacen sentir, pero me acarician, me conducen al mar, me hacen sentirme ola en movimiento, en fin, relajaros y soñad, sí, soñad

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

Trenzas de columpio a la luz de la luna...

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis