Acerca del amor


Los cantos, lágrimas de estrellas entre sonrisas de enamorados, beben de nuestros sueños, ¿no recuerdas el atardecer entre las altas peñas y árboles aleteando sonoro el sonido del río?
Tañíamos con los salmos canciones que, entre carcajadas sonoras, recién desperezadas se elevaban por entre la catarata del río...

Cerrábamos los ojos y el alma encendida nos guiñaba dulce con sus ojos, sí, estábamos enamorados.

Era entonces... la luz y tu vela...

Ahora, tan sólo, viajero entre refugios de dolor, sí, ilusiones de desierto, ecos que sólo llevan al eco.

            Quizás el tiempo de llorar entre las dudas pasó. Hombre, Ícaro, Nombre... ¡Despertaos! Tengo miedo de sufrir a solas, de multiplicar los yoes del dolor, sus temores.

Es necesario el salto, el salto de nuevo al Nombre, pero también al Hombre. La sinfonía de males ya ha tocado su música demasiado tiempo.

Deseo tocar al nombre nuevo, un Hombre que avance con sus miedos; pero que sean los suyos, al fin y al cabo... No me encierres por más tiempo en esta tela, en esta venda. No me acalles, no me ciegues, Hombre...

Entonces la canción, ante esta nueva luna que nos devuelva a ti, mar, a ti, hermoso río. La luz, entonces, danza enloquecida quién sabe dónde parará; serás tú, Nombre, Hombre, Ícaro quien detenga su baile.

Mas las estrellas continúan su canto, el río prepara nueva agua que derramar: los  diques sólo son soportes que acabarán cayendo: prométeme una cosa, nombre: tu muerte. Sólo así nacerás de nuevo.
Mas esta danza obscena –vida y muerte- nunca acaba, nos abre sus brazos: venid, hombres y mujeres, mojad y humedeced vuestros labios. Después vendrá el sueño y mañana, ¿quién sabe?, otra generación de hombres, de nombres, de Ícaros que entrelacen sus manos, sus dedos...

Comentarios

  1. Muchas gracias, "Luna de Medianoche", ya tiene su tiempo pero quería volverlo a traer aquí porque está relacionado con los poemas incluidos en Candil de payaso, espero que os llenen, animen y conmuevan tanto como a mí.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Olasenmovimiento
Sé cordada con las olas que esperan tu abrazo, tu sonrisa, tu ternura, tu escucha, tus besos... Sé, con nosotros, olaenmovimiento

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones