Hagamos de la tierra un lugar mejor, por favor

            Con una base fundamentada en la percusión como si tambores fueran, la voz rasgada de Zazie pronto huella con su tono y palabras nuestras conciencias: el hombre ha evolucionado, como tanto se afana en subrayar, pero la voz de Zazie denuncia los únicos logros son las guerras, las preocupaciones materiales, hacer el mundo a su imagen, el consumismo, ahollar la tierra, quemarla, helarla...
               Continúa la canción con la descripción de los logros y, su voz, alcanza un punto de dulzura, nostalgia y pérdida que queda grabado en nuestros ojos, mientras hay niños que mueren de hambre, mientras los intereses materiales se fundan en la muerte de seres humanos, mientras el ser humano mata a sus bebés sin nacer... 
              El piano aparece al final golpeando sus acordes, sustituyendo a la percusión, como acordes que deberían quedar en nuestras mentes para recordarnos nuestro sitio en el mundo, nuestra consideración de seres humanos en convivencia, nuestros derechos a respetar el planeta, la obligación a pensar en todos al evolucionar, la prohibición de mirar a otro lado, cuando los demás nos necesitan, uffffffffff

       (A continuación, traducción del cansino oficial, como siempre, claro)

Yo soy un hombre de Cromagnon.
Soy un mono o un veneno
sobre toda la tierra durante todas las estacioens
pero vuelvo a dar vueltas, vuelvo a dar vueltas.

Soy uno solo entre millones
soy un hombre con corazón de león
en la guerra durante todas las estaciones
pero vuelvo a dar vueltas, vuelvo a dar vueltas.

Soy un hombre lleno de ambiciones
de hermoso coche y hermosa casa
en la habitación o en el salón
pero vuelvo a dar vueltas, vuelvo a dar vueltas.

Hago el amor y la revolución
Vuelvo a realizar las mismas preguntas
avanzo, avanzo reculando
pero vuelvo a dar vueltas, vuelvo a dar vueltas.

Lo ves, no soy un hombre,
sino el rey de la ilusión
En el fondo, que se me perdone,
que soy el rey, el rey de los imbéciles.

Hago el mundo a mi manera
sumergido en oro y betún
cuerpo enjaulado, abandonado en una prisión
yo mismo, yo vuelvo a dar vueltas, vuelvo a dar vueltas.

Sentado delante de la televisión
soy de el hombre, la negación
puro producto del consumismo
sí, mi cartilla está bien
mi cartilla está bien.


Lo ves, no soy un hombre,
sino el rey de la ilusión
En el fondo, que se me perdone,
que soy el rey, el rey de los imbéciles.

Soy yo, el señor del fuego.
El señor del juego, el señor del mundo.
Y ves qué he llegado a hacer.
una tierra helada, una tierra quemada,
la tierra de los seres vivos que los hombres abandonan.

Soy un hombre al pie del muro
como un error de la naturaleza
sobre la tierra sin otra razón
pero vuelvo a dar vueltas, vuelvo a dar vueltas.

Soy un hombre y mido
todo el horror de  mi naturaleza
para mi pena y castigo
pero vuelvo a dar vueltas, vuelvo a dar vueltas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones