Olas que buscan mar adentro la presencia del ser amado

        La tristeza se nos cuela en este caso por la piel, nos huella, nos estremece delicadamente al compás de la voz de Sarah McLachlan, traza, gracias a esos trazos suaves del piano, hondos pero cálidos anocheceres, luminosos pero húmedos amaneceres... Me encanta la voz caricia de Sarah que en susurros calma, late, cruje, expresa su necesidad del amado. La ausencia del amado llena de olas su voz, de olas que buscan mar adentro su presencia, de olas que buscan sus abrazos, su rostro, sus caricias, sus manos...


'El invierno viene frío y helado.
Nos congeló hasta los huesos.
NO hemos visto el sol en semanas
que añoramos tan lejos de casa.
Me siento como si estuviera enferma
y me agarro al firme sólido.
Me tendí por la resaca.
Nunca pensé que pudiera sentirme tan depre
Oh oscuridad me siento como si me abajara.
Si toda la fuerza y todo el coraje
viniera y me izara de este lugar.
Sé que podría amarte mucho más que sólo esto
llena de gracia
llena de gracia
mi vida
Así es mejor esta manera, me digo
haber visto este lugar antes
donde todo lo que dijimos e hicimos
nos duele mucho más.
Es simplemente que permanecimos, demasiado tiempo
en la misma piel conocida y pegajosa
Me siento como si estuviera enferma
Nunca pensé que pudiera sentirme así
Oh oscuridad me siento como si me abajara.
Si toda la fuerza y todo el coraje
viniera y me izara de este lugar.
Sé que podría amarte mucho más que sólo esto
llena de gracia
llena de gracia
mi vida'

(Traducción de vuestro cansino oficiallllllllllllll)

Comentarios

  1. Precioso! Gracias por compartir. Feliz inicio de semana, estimado poeta.

    ResponderEliminar
  2. Muy oportuno. Eso es lo que vivimos y no manifestamos. Que bonito te queda.Un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Olasenmovimiento
Sé cordada con las olas que esperan tu abrazo, tu sonrisa, tu ternura, tu escucha, tus besos... Sé, con nosotros, olaenmovimiento

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Trenzas de columpio a la luz de la luna...