Perdona, Señor, a estos seres humanos (Muerte en Oslo)




         Hoy, Señor, quisiera que el tiempo corriera para atrás; hoy quisiera con mis lágrimas regar el suelo, a nuestra madre naturaleza, para despertarla, para despertar su amor de madre y con él nuestro amor de niños...
         Hoy quisiera ser el padre, la madre, los profesores, los hermanos, no sé si los tuvo, del asesino de Oslo...  Hoy quisiera, ser el abrazo goloso para limpiar sus miedos, la ternura que besara cálida sus dolores, sus soledades, el salmo que encendiera la luz de su hogar para ahuyentar tanto frío, tanto odio...
         Hoy, Señor, de rodillas ante ti, quisiera pedirte perdón en nombre de esta humanidad que se ha equivocado tanto, quisiera regalar estos versos y cambiarlos por el manifiesto lleno de odio, quisiera cambiar esta sonrisa, la sonrisa de mi alma, tú la conoces bien, cada palabra dulce que he sembrado, cada ternura con que mis manos y palabras han acariciado por todas las armas del mundo..
          Hoy, quisiera, Señor, que tomaras esta pobre vida, esta pobre alma, a cambio de todas las vidas tomadas en nombre de las ideas, en nombre de las religiones, de la economía, de los múltiples yoyoísmos del ser humano...
          Hoy, Señor, quisiera encender esta vela, estas palabras de tu humilde payaso, para iluminar humildemente las conciencias de esta sociedad, de cada hombre, de cada ser humano, que ha olvidado que hace muuuuuuuuuuuuuuchooooooooo tiempo la madre Naturaleza besaba golosa los ojos amplios y llenos de niño de este ser humano recién nacido, las manos trérmulas de ternura y de caricias, los labios cálidos y golosos de besos y esos piececitos para correr hacia los demás.
          Hoy quisiera amanecer abrazo en cada uno de los familiares de los fallecidos o accidentados... Quisiera, adoptando la imagen de cada uno de los fallecidos, aparecerme a sus padres, a sus hermanos, a su mujer, a su hijo para decirles y, esto con mucho cuidado, que sé, claro que lo sé todo lo que me aman, que no hay nada que perdonar, que guardo en mí cada una de sus caricias , cada una de sus palabras, cada una de sus ternuras... Que cada uno de sus palabras, de sus caricias, de sus abrazos, son las que me conduce de su mano nuevamente a la madre naturaleza que nos dio la luz... Que mis besos, que mis caricias, que mis ternuras, serán cada uno de sus besos, caricias, ternuras...
               Hoy, Señor, quisiera que el hombre despertara de su pesadilla de autodestrucción, de sus múltiples yoyoísmos, de sus puertes cortados a los demás, de su separación de hecho con la madre naturaleza...
              Hoy, Señor, mientras la noche sorpende a este payaso, quisiera que nos permitieras nacer de nuevo, limpiar nuestros ojos, descansar nuestros brazos de tanto esfuerzo, y así pequeños volver a amarnos, volver a soñarnos, volver a abrazarnos fuerte sin guardarnos nada, volver a besarnos hasta que se desgastaran nuestros labios, volver a perdonarnos, volver a coger las manos y sentir con gozo el regalo de cada día, de cada amanecer, de cada vida...
                

Comentarios

  1. Me uno a tí en tus palabras. Yo quisiera que no hubiera sucedido.
    Dios está en nosotros, nunca nos deja solos, podemos dormir tranquilos que en sus olas nos mece.

    Buenas noches Pruden, mañana, de nuevo, saldrá el sol y tendremos que seguir adelante sí o sí.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  2. Hola Pruden, tremendas reflexiones las que nos escribes en tus palabras, y digo tremendas porque no solamente son sublimes, sino preciosas y denotan el buen corazón que tienes, dice mucho de tí todo el contexto, me ha encantado y por supuesto me uno a éste clamor a favor de conseguir un mundo mejor, ya que es la misma humanidad la que se está cargando el planeta. No debemos nunca perder la esperanza y tener siempre a Dios en nuestros corazones, ya que con la fé por bandera podremos conseguir lo que anhelamos. Te mando un abrazo desde el sur.

    ResponderEliminar
  3. Sabemos que no es posible. Ya no lo es.
    Pero también sabemos que a partir de este preciso segundo, podemos cambiar el universo entero y hacer que gire hacia el lado contrario si nos lo proponemos.
    Bellos deseos.
    Feliz semana, Pruden.
    Cariños!

    ResponderEliminar
  4. Intentemos cambiar el mundo desde cada uno de nosotros, nunca es tarde, tampoco es una utopía, solo basta unir nuestras manos, nuestros corazones, enlazando nuestras almas, en palabras, en hechos... perdonando, llenándonos de paz, y transmitiéndosela a los demás, amándonos primero a nosotros mismos, para después amar a los demás.

    Abracemos con palabras, con hechos, perdonando y olvidando nuestros rencores.

    Abracemos a la vida, a la naturaleza, no la maltratemos, porque será la herencia de nuestros descendientes.

    Solo basta dar un paso, el de cada uno de nosotros.

    Pruden, tu entrada me ha conmovido, gracias por ser tan GRANDE y por transmitir tanta PAZ, tanta TERNURA Y POSITIVISMO.

    Besos mil.

    ResponderEliminar
  5. Hola corazon muy bello texto me uno a tus palabras
    un beso

    ResponderEliminar
  6. Es tremendo lo que ha ocurrido y muy desagradable.
    Casi no llego a comprender qué está pasando para que estas cosas ocurran.
    Tus palabras denotan una sensibilidad hacía el ser humano, un cariño por todos y mucha ternura. Son palabras que sólo pueden salir de un alma pura como la tuya.
    Y me uno a ti en este pesar.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. El amor es la clave, su falta destruye lo mejor que posee el ser humano. Me uno a tu plegaria.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Gracias a vosotros por haberme aguantado el rollo, pero se me abre la carne, no acabo de acostumbrarme, no quiero hacerlo a estas terribles realidades, a este terrible atentado contra el ser humano y la madre naturaleza. Gracias por sumaros con vuestros comentarios a mi plegaria, digo yo quesi somos muchos mamá naturaleza y Dios nos escuchará, mamá naturaleza y el dios que late y fluye en nosotros mismos en forma de niño, de sonrisa, de manos... en fin, que gracias, que me enrollo

    ResponderEliminar
  9. * Ion, gracias por tus palabras de ánimo, bueno, alguna vez nos suelta un poquito, quiero decir Dios, a veces creo que debe mirar a otro lado, no entiendo, no quiero entender un Dios que pueda permitir esa matanza sobre sus propios hijos, por eso a veces me enrabio con él, aunque despues quiero creer como todo padre que nos quiere maduros y responsables ante el regalo que nos dió, por eso le pido que no nos suelte de la mano, que nos limpie los ojos, que nos deje acompañar a los familiares de las víctimas, en fin...

    * Gracias, Conchi, por unirte a estas olas y, en concreto, a esta plegaria, y siempre es un placer recibir saludos desde mi patria adoptiva, Andalucia, gracias.

    * Sweet, gracias, ése es el sentido del salmo, el renuevo y su necesidad del ser humano, gracias por unirte a él, besos

    * Gracias a ti, Carla, por unirte a mi oración con tus propios versos, con tus propias emociones y por tu enorme sensibilidad, oooooooooleeeeee

    * Gracias, Luna de medianoche, por unirte también, un placer

    * Gracias, Princesa, por unirte a esta plegaria, bendita seas

    * Gracias, Rosa, totalmente de acuerdo, los yoyoísmos del ser humano son el principal obstáculo para el amor, siempre, besotes

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Olasenmovimiento
Sé cordada con las olas que esperan tu abrazo, tu sonrisa, tu ternura, tu escucha, tus besos... Sé, con nosotros, olaenmovimiento

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

Trenzas de columpio a la luz de la luna...

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis