Te necesitamos, amanécenos...

           El sonido de violines, como de descerrajarse la noche, como de adormecerse en los rayos de sol, deja paso a la voz alma de los acordes de piano de Yanni... El latido, el amanecer de la amada en los brazos del amado, el rersonar hondo de sus latidos en nuestra alma... A ello se une el sonido de la flauta como el de los seres vivos, cual pájaros, que se unen a nuestra vida como olas en movimiento a la espera de nuestras sonrisas, abrazos, palabras, ternura, magia, esperanza... El piano vuelve a coger el relevo encendiendo su alma, acelerando su latido, en contacto con los seres amados... 
        Podemos abajarnos, podemos achicarnos por el miedo, podemos llenarnos de soledad, parece decirnos, pero por favor, por favor, que sólo sea por un momento, hay un nuevo amanecer, hay numerosas personas, ¿no has habierto aún los ojos, cariño?, que esperan ser olas en movimiento con nuestras sonrisas, cuyas velas, shhhhhhhhh, quedarán encendidas en nuestros ojos un poquito antes, un poquito antes de marcharnos, pero antes, por favor, seamos olas, cojámonos de las manos... Te necesitamos, amanécenos...
       Es la vida, la madre naturaleza, Dios, los demás seres vivos quienes te reclaman, reclamamos, como ser maravilloso...

Comentarios

  1. Me encannnnta Yanni, y especialmente, esta música, es una de mis favoritas, con el sonido de los violines... siempre que la he escuchado me ha latir el corazón, te pido permiso para llevármela a mi blog.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Carla, chiquilla, lo bueno de internet es que nos permite hallar fácil la música con que llenarnos, con que latir, con que ser alma, encantado de que recales en estas olas. Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Olasenmovimiento
Sé cordada con las olas que esperan tu abrazo, tu sonrisa, tu ternura, tu escucha, tus besos... Sé, con nosotros, olaenmovimiento

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones