Sin desperdicio, vaya voz más dulce, vaya historia más bien contada, y un final que no te dejará indiferente, no se requieren idiomas. la voz y el alma hacen el resto

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

Por favor, ¿me abrazas?